12.5.06

Bienvenido al fandom, ¿quieres una magdalena?

En los últimos días varios blogs han decidido referenciarse y enlazar discusiones. A riesgo de caer en una consanguineidad peligrosa, como apunta Rudy, voy a dejar unos comentarios.

El Fandom y los tiempos pre-internet.

Si, señores y señoras. Hubo un tiempo sin la red de redes, una época mítica en la que el fandomita de pro era identificado por su actitud pro-activa (como la de los yogures, vaya) inmerso en fanzines, convenciones y actividades diversas. No eran sólo lectores acérrimos, escritores o editores principiantes. La idea, subyacente en muchos casos, era la de crear la idea de la cultura fantástica. El ser. La idea. Un concepto que en la sociedad española de hace veinte años estaba ausente casi por completo.

Y por raro que parezca, tuvieron éxito. Un éxito limitado, claro, pero éxito. Se creó la conciencia de clase del fandom. El mercado.

Y entonces…

El Fandom internetero

Entonces llegó internet. Y el fandom cambió, ya que de la participación física y personal de los fanzines y las convenciones, (y otro montón de cosas más) se pasó formar parte de fandom al participar en listas de correo, foros o, recientemente, escribir en un blog. Como consecuencia directa de todo esto, el fandom creció en número. Creció el mercado. Sin embargo, la movilidad y la actividad de ese nuevo fandom no aumentó en proporción. Si bien con las tertulias y los grupos locales se aprecia el movimiento, no deja de ser una extensión del viejo fandom, el personal, el de grupos humanos que se relacionan en persona.

El futuro de la relación intertertulias puede desarrollar un nuevo capítulo en el fandom, pero todavía está empezando.

Pero de lo que yo quería hablar es de la extraña concepción que el fandom tiene sobre sí mismo. La peculiaridad que se nos supone. El ghetto.

No se deja de hablar de amiguismo, corporativismo, y un montón de cosas. Pero me gustaría dejar claro que a nivel amateur, que es la base del fandom, donde las cosas se mueven por puro amor al arte, por afición, por hobbie, no se puede esperar que desaaparezcan comportamientos totalmente humanos, como el publicar de vez en cuando a un amigo o actos similares. Luego está loarlo como si fuera dios, que va más allá de la amistad para llegar a la idiotez, pero eso ya entra dentro del comportamiento personal de cada uno.

A lo que iba, en un mundo amateur no se puede esperar que la espada de la razón seccione cual crítica ardiente las publicaciones. Estamos, me incluyo, todos en el mismo saco.

Pero la cosa cambia cuando de lo amateur se pasa a lo profesional, porque, ay, amigos, el pecunio es el pecunio, el laburo, el bolsillo, y así me quede sin pan para mis hijos que en el fandom pro (el profandom) (siento lo de las etiquetas, los historiadores tendemos a etiquetarlo todo) los amiguismos se pueden contar en la misma proporción que en el resto del mundo.

Con todo esto quiero decir que en los mundos literarios de dios, ajenos al fandom, también hay amiguismos, compadreísmos, y un número ilimitado de ismos, puesto que el ser humano es así de flojo y hay poco que hacer. Y por mucho nombre que te hagas en el mundo del lowfandom (y ahora en bárbaro) si no llegas a la calidad necesaria, nunca pasarás a la profesionalización. Y puede que ese no sea tu objetivo, que con los masajes de ego en círculos cercanos ya tengas suficiente. O que con sólo escribir y compartir con los demás entiendas que cumples con lo que querías.

Por mí, perfecto. Cada uno tiene sus ambiciones y sus metas. Lo que realmente fastidia a veces es verse avasallado. Pero todos tenemos nuestro amor propio, qué se le va a hacer.

Arrieros somos, y en el camino nos encontraremos.

Pd. He leído en varios blogs la frase de “es que los que vienen nuevos dicen que los viejos les frenamos” (o algo similar) ¿Alguien sabe de dónde ha salido? Porque me parece de lo más ignorante que he leído en los últimos tiempos.

39 comentarios:

Frodo'N'Furter dijo...

A mí los amiguismos me revientan, sea su naturaleza cual sea.
Entiendo que a ti que te toquen tu forma de vida te repatee el estómago; pero a otros (como tú bien dices) cuyas ambiciones son menos elevadas, nos repatea igual (o más) los amiguismos que parece que aceptas (o admites, con reservas) dentro del fandom ese guerrero de hobbie y esfuerzo en horas libres.
Y creo que es porque es más flagrante y doloroso.
Por cierto, felicidades por ser finalista.
En cuanto a que los nuevos son frenados por los viejos, sí, es una frase poco afortunada, por no decir mentira.

Alfredo Álamo dijo...

Hombre, es que sé que los amiguimismos existen. En casi todos los aspectos del universo humano conocido. Sorprenderse es poco razonable. Indignarse... pues tampoco lleva a ninguna parte. A mi me molesta más la sonrisa falsa o el comentario laudatorio que no hay por donde coger.
Así que recuerda, "soy una hoja al viento... mirad como vuelo"

Frodo'N'Furter dijo...

¡Dios, qué imagen! :-)

Julián Díez dijo...

Yo escribí lo de "es que los que vienen nuevos dicen que los viejos les frenamos”.

Leído en uno de los blogs que han "cruzado espadas" en los últimos días:

"Ah, y tampoco hay que olvidar a
los apoltronados. Aquellos que se creen alguien porque tienen un nombre dentro de un grupo y piensan que la antigüedad les da derecho y potestad para opinar y dirigir según les venga en gana, rechazando aquello que es nuevo. ¿Cómo se atreve un novato a llevarle la contraria? ¿Cómo se atreve cualquiera a hacerlo? Tienen su blog, su web, su columna de opinión en el periódico o suplemento semanal, llevan años copando los foros con comentarios kilométricos, acuden a eventos sociales con su nombre escrito sobre una cartulina y piensan que ante su presencia deberías cuadrarte... A estos, también demasiadas veces, se tiende a no llevarles la contraria, en plan: ya está el abuelo con sus achaques o pasemos de puntillas por delante del dragón dormido, no sea que despierte y nos monte la del cristo".

Y, que conste, esto no tiene ninguna importancia. Es como la tercera vez que asisto al surgimiento de una nueva generación del fandom en internet -tras la de las listas de correo, la de los foros, ahora la de los blogs- y todas se quejaron de los mismo. Yo fui de la generación anterior a esas, la del comienzo de las hispacones, y también sospecho que me quejé de lo mismo en su momento... Luego, algunas personas se integran porque el resquemor inicial se olvida, y otras desaparecen porque encuentran otros intereses. Es normal, vaya, lo que pasa es que suele llevar a algunas afirmaciones extremas.

En cuanto a lo del amiguismo, pues qué queréis que os diga... A ver, Alfredo, ¿tú y yo cuántas veces hemos hablado en persona? Creo recordar que un par -no por nada, vaya, es que no hemos coincidido más-. Y, sin embargo, en las publicaciones que llevo han salido al menos dos cuentos tuyos, en Artifex, y tengo otro guardado.

Creo que hay que tener en cuenta una cosa. Este mercado, dada su pequeñez, presenta obstáculos para el amiguismo. Si yo en Artifex publicara sólo a amiguetes y diera de lado a la gente interesante que va saliendo, pues se me iría el chiringuito a la mierda en poco tiempo. Y cuando vendes quinientos o seiscientos ejemplares y haces algo por afición solamente porque se pierde algo de dinero, vender cien ejemplares menos porque la calidad desciende puede ser, simplemente, el cierre.

A veces, incluso, se produce el fenómeno inverso. El otro día, a una persona que conozco, le rechacé un cuento más o menos diciéndole lo siguiente: "Mira, macho, me podría enrollar pero no tengo tiempo, y la cosa se resume en que no sé qué coño pretendías hacer con esta historia, pero en resumen es que no entiendo de qué va la película". A un desconocido, francamente, no le habría podido responder así: habría tenido que elaborar una carta justificativa con una relectura del texto para definir ampliamente razones...

Alfredo Álamo dijo...

Es lo que decía, Julián. El amiguismo existe, no he dicho que sea una práctica continua ni sangrante. A veces pasa y es normal que pase. Yo no lo veo raro. Pero cuando tienes una publicación que cuesta dinero y mucho esfuerzo, el amiguimismo se reduce casi a cero.
Otra cosa es que si te dedicas a publicar a autores del fantástico acabes siendo amigo, más o menos íntimo, de aquellos con quien trabajes. Que es otra cuestión, amistad y amiguismo no es lo mismo. Ni tampoco confianza, que es lo que comentas.
Lo que comentas de mis cuentos en Artifex es un ejemplo de que sin amiguismo alguno se puede llegar a publicar en las mejores revistas y que nadie va por ahí frenando a los que empiezan. Yo empecé en esto completamente fuera del fandom (creo que el primer cuento que me aceptó alguien fue Eduardo Carletti para Axxon, hace unos tres años) y no conocía a nadie. Ni siquiera iba a la tertulia de Valencia. Luego he ido conociendo a gente y, con algunos, he trabado una fuerte amistad. Y con los que considero amigos es con los que lo he tenido más difícil para publicar un cuento.
Pero que quede claro que el post no iba de "el amiguismo impera", es más bien "hay amiguismos, como en todas partes". Eso y lo de la crítica "más que amigable" entre grupos de gente que a veces da vergüenza ajena.

Alfredo Álamo dijo...

Ah, y otra cosa, claro. Es que en el fandom somos todos de un puntilloso que espanta. La próxima hispacón tendría que ser en un SPA de lujo o algo así ;)

Sergio dijo...

Vale, el amiguismo existe a nivel preprofandom (es decir, ¿fandom a secas?). Es inevitable y tal...

También es un paso ineludible, a no ser que seas un genio, para llegar al profandom (dejando de lado lo de que "el nombre vaya sonando", simplemente como aprendizaje).

Por tanto, el amiguismo a nivel preprofandomita no resulta tan inocuo, en especial asociado con la cuestión del nunca bien ponderado (por los demás) EGO. ¿Un obstáculo insalvable? Quizás no, pero jode.

Sergio dijo...

Quería decir que el preprofandom es un paso ineludible para llegar al profandom.

Alfredo Álamo dijo...

"A un desconocido, francamente, no le habría podido responder así: habría tenido que elaborar una carta justificativa con una relectura del texto para definir ampliamente razones..."

Pero eso es porque te lo tomas en serio, Julián. Hay sitios en los que si te contestan para rechazarte un cuento ya lo puedes tomar como un mérito personal. Y no suelen ser demasiado profesionales (aunque se lo crean). (que no quiere decir que en sitios completamente amateurs no cumplan, lo hay con los que trabajar es una delicia)

Alfredo Álamo dijo...

Si, pero desde el lowfandom (o preprofandom, demasiado largo, sergio. además, no se define por ser un paso anterior: es una realidad en sí mismo) al profandom, si se quiere llegar, hay un camino en el que, por mera resistencia, queda el que quiere llegar. Como en cualquier movida literaria, todo es una cuestión de insistencia y de tiempo. Y cuesta, joder si cuesta.

Alfredo Álamo dijo...

Oootra cosa. Lo de "los que vienen nuevos dicen que los viejos les frenamos " me parece absurda por dos motivos:
1. No es así (al menos yo no tengo esa percepción)así que parte de una mala información de base por parte del que opine así.
2. No es una actitud que pueda ser aplicada en general a partir de un comentario aislado.

Javier Esteban Gayo dijo...

Yo más o menos empecé cómo, Alfredo. Es más, por riguroso orden temporal, el del Visiones fue el segundo que escribí (sí, el de 500 palabras) y el cuarto el de Artifex. Y es curioso, porque luego mis contactos presenciales en el fandom han venido de la manera más tonta, casual y, por supuesto, amistosa. Pero qué quieres que te diga: los editores de revistas que conozco en persona me siguen tirando cuentos más que los desconocidos, y no siento que nadie me esté frenando el camino. Sólo que me lo tengo que currar más para la próxima y que sigo un poco como un pez fuera del agua.

Por lo demás yo me he encontrado de lleno en mitad del “fandom bloguero” y, siendo honesto, me parece una chorrada pensar que eso es el futuro de la literatura fantástica. Serán el futuro de la conciencia de grupo, del fandom, pero uno no se convierte en escritor ni renueva un género sólo por decir (o que los colegas le digan) en un post que lo ha hecho. Igual que no te pones al nivel de un crítico o un autor como pueden ser Julián o Rudy por discutir con ellos en sus respectivos blogs. A día de hoy, hacen falta otros factores más profesionales para marcar la diferencia. Y el camino es muy largo, sí.

Por lo demás, dejando al margen el hecho de que yo estoy dentro del mundillo tanto como muchos otros, me revienta la identificación literatura fantástica/fandom: hay un montón de gente que pilota de género (ya sea internacional o patrio) y no ha ido a una Con (ni se enteran cuando hay una) ni se ha movido por los foros en su vida. Yo era uno de ellos, hasta que empecé a publicar.

Alfredo Álamo dijo...

Pocos escritores del fantástico no han ido o van a las Cones que más les convienen y eso no les convierte en fandomitas. Otra cosa es que las monten, entonces sí que son del fandom :)

Alfredo Álamo dijo...

perdon, quise decir que los escritores, por el mero hecho de ir a una con, no entran en el mundo del fandom. Ahora, si las montan, está claro. Y que no falten.

Javier Esteban Gayo dijo...

Yo me refería más a la perspectiva del lector y al rollo ese del instinto gregario que hace que, por el mero hecho de compartir una fición, ya seas considerado parte de una "comunidad" y tengas que empezar a distinguir entre los "de dentro" y los "de fuera", etc, etc.

Por lo demás, para mí el fandom "activista" que organiza las Cones y mueve las iniciativas para mí es el único que merece ese nombre con propiedad. Lo demás, pues no dejan de ser gente que se reúne entorno a unas aficiones comunes. Que no es una comparación despectiva, me parecen estupendas ambas maneras de verlo; pero, a mí, personalmente, me atrae ahora mismo más la primera. Mojarme, pensar que hago algo.

Eso sí, si a lo mejor se me ve en la Hispacon de este año va a ser por que me he comprometido, porque lo que tengo es una agorafobia... :)

rudy dijo...

Curioso. Por más que repaso y vuelvo a repasar el trozo citado por Julián no encuentro en él una actitud de "es que los viejos nos frenan" a los nuevos, sino una queja, pura y simple, contra el apoltronamiento intelectual que conlleva muchas veces alcanzar un cierto estatus, un cierto nivelillo (y digo nivelillo porque en este mundo de cuatro gatos que es el fandom tampoco hay sitio para nada más; puede que las cosas estén cambiando, pero aún no hemos llegado al punto de alcanzar un "estatus" sino, como mucho un "estatusillo"). Ese apoltronamiento intelectual existe, me temo. No digo que sea la tónica general del "fandomita veterano", pero sí que he podido verlo. Y es lógico, por otra parte, que exista más bien en alguien que lleva años en el mundillo y se ha labrado un lugarcete, se ha encontrado su nichito ecológico en el que está cómodo y a gusto y además le hacen caso y hasta le ríen las gracias y ocasionalmente le miran asombrados como si hubiera enhebrado una delicada perla de saniduría, que no que exista en un recién llegado que se está abriendo camino.

Es una actitud que, repito, existe. Y que me parece lícito que sea comentada de forma negativa. Sobre todo, si lo es, como ha sido el caso del blog citado, dentro de un contexto más amplio donde también se critican otras actitudes. Comento esto porque el parrafillo, tal como ha sido citado, completamente sacado de contexto puede resultar engañoso.

Y esto, que quede claro, no es una ataque personal contra nadie. Ni mucho menos contra Julián. Por si acaso, que últimamente estamos un pelín susceptibles.

Alfredo Álamo dijo...

Puede que exista algún apoltronamiento... aunque me da a mi que quién era activo antes lo sigue siendo ahora. Otra cosa es la falta de ambición, que, bajo mi punto de vista, es peor que la pereza o la acomodación. Siempre es posible ver a alguien apoltronado activándose de nuevo, pero al que ya cree estar on the top of the hill... a ese ya es muy difícil moverlo.

Víctor Miguel Gallardo dijo...

Llego tarde, pero llego. No soy quién para opinar sobre ciertas cosas que se han planteado. De la principal, claro, si los "viejos" cierran a los "nuevos", sí que voy a hacerlo. En el pequeño mundo del que estamos hablando (el que, como muy bien apunta Rodolfo, es minúsculo) esto no veo que ocurra. Hablando como autor, yo he tenido la oportunidad de publicar igualmente en Artifex (y creo que también he hablado dos veces con Julián), Domingo Santos tuvo una breve e-correspondencia conmigo para explicarme porqué rechazaba cierto cuento para la Asimov (y estamos hablando de Santos y de la Asimov), con Juanma (Gigamesh) igual... todo ha sido cordialidad, y sólo he tenido la sensación de que me estaban ignorando precisamente con la revista de mayor tirada (qepd) y con una colección de libros minúscula (o sea, los más grandes y los más pequeños en esto de publicar relatos).

De cierto modo, yo diría que me he encontrado con muchas facilidades, y creo que no soy sospechoso de ser el mejor amigo de nadie dentro del fandom. De hecho, hasta hace bien poco era invisible. :)

Igualmente, y pasando al amiguismo: A fuerza de enviar textos a sitios y revistas he ido "intimando" con algunos de sus responsables. Y si ha nacido una confianza, ha sido siempre a posteriori. Yo también, como editor, he llegado a alcanzar confianza con gente a la que he publicado y a la que no conocía de nada. Y sigo publicando lo que me gusta, no lo que me mandan mis amigos. Creo que el único trato de favor que (repito, como editor) he hecho fue precisamente hacia mí mismo (publicándome un relato en Vórtice en Línea... me arrepiento, me arrepiento).

Me vais a perdonar, pero yo esto en otros sitios (en otros "mundillos") no lo he visto. Mi otro "yo", el no fandomita, intenta abrirse paso en el mundo de la poesía. Allí se me ha puteado-ignorado (para el caso es lo mismo) constantemente por no tener amigos dentro de los "intocables", y si he sido publicado ha sido por azares del destino (que no por calidad y/o perseverancia, que manda güevos que esto sea así) y por, hay que reconocerlo, contactos. Sin contactos no eres nadie. La editora de una importante revista cuyo nombre me voy a reservar, tras conocerme, me dijo que le mandara algo. Sin haberme leído. "Ahora que te conozco, ya te puedo publicar: nunca publico a nadie a quien no conozca en persona". Por supuesto no le mandé nada: me parece tristísimo que una revista que marca tendencias en el mundo poético elija sus contenidos en base a los conocidos de la editora.

En fin. :)

rudy dijo...

Un par de apuntes. Nunca he dicho o he querido dar a entender que ese "apoltronamiento intelectual" sea la tónica general de los "veteranos asentados". Me consta que no es así.

En cuando a lo que comenta Victor Miguel, por lo poco que sé del mundillo de la poesía (fundamentalmente a través de mi amigo José Luis Rendueles, que se mueve bastante por ahí) tengo que darle la razón: el ambiente en el mundo de los editores y fan-editores de CF es, en general, bastante más sano y alejado de amiguismos, sectarismos y "yo te publico porque me la has chupado de puta madre", que en el mundo de la poesía. Repito que no es algo que conozca de primera mano, pero la impresión que he tenido es que el mundo de la poesía en algunos aspectos, es mucho más cerrado, endogámico y lleno de camarillas y grupetes de presión que esto de la CF. De hecho, he tenido la ocasión de conocer a algunos de los "próceres" del rollo poético aquí en Asturias y sus adláteres (agrupados fundamentalmente a través de la revista "Clarín" y de la tertulia de Oliver) y la verdad es que no me quedaron muchas ganas de tener mayor contacto con ellos. Digamos que la sensación general con la que salí de allí fue en plan "uy, qué mal rooooooolloooooo".

Alfredo Álamo dijo...

Na, Rudy, creo que nadie pensaba que el apoltronamiento era común.
Y sí, el mundo de la poesía siempre ha sido mucho más asesino. Pero señores, ¡con la poesía uno puede chulear en los bares! ¡y ligar en los rincones oscuros!
Ande vamos a comparar con la CF ;)

Frodo'N'Furter dijo...

A todos:
Os aseguro que ésa es precisamente la visión que tenemos muchos del mundillo de la publicación en la cf.
... y encima observas con asombro que se admite (con más o menos reservas)

Alfredo Álamo dijo...

¿que se puede ligar con la CF? ahora entiendo porqué no vienes a las últimas cenas, pillastre...

Javier Esteban Gayo dijo...

¿Que se liga con la poesía? Amos, anda. Eso no es ligar, es endogamia pura y dura ¬¬

Alfredo Álamo dijo...

Eso es que no has aprovechado bien la pose de poeta maldito. ¿Nunca te quedas después de las performances para pinchar música en el local lleno de apasionadas por la poesía? Mano de santo, oiga.

Javier Esteban Gayo dijo...

Uff... si después de oírme recitar hay alguna tía lo bastante enferma como para tratar de ligar conmigo el que sale huyendo soy yo.

Víctor Miguel Gallardo dijo...

"Digamos que la sensación general con la que salí de allí fue en plan "uy, qué mal rooooooolloooooo"."

Exacto.

Y no nos engañemos: la competitividad es mayor porque el estatus que tiene la poesía es infinitamente superior al que tienen la ciencia ficción, la fantasía y el terror juntos. Y eso que vende menos (a excepción de los sonetos de Sabina, claro :P).

Y sí que es verdad, yo con la poesía sí he ligado. Poco y mal, pero algo es algo. :D Con la ciencia ficción ni se me ocurriría intentarlo.

Víctor Miguel Gallardo dijo...

Que por cierto, y antes de que se me olvide...

Javi, Alfredo, os necesito. :) Y ya que estamos, también a Rodolfo (ahora mismo me estoy leyendo la última parte de "Laberinto de espejos", toda una sorpresa agradable). Me explico (me parece que Javi ya está enterado):

La gente de la asociación cordobesa La Bella Varsovia (sus cabezas visibles son Elena Medel y Alejandra Vanessa, dos de las poetas más importantes del sur de la península, sin exagerar; su página, www.labellavarsovia.com), y coincidiendo con la próxima Hispacón, van a organizar una "Fiesta Polaca" coincidiendo con la Hispacón, o al menos así lo hablé con una de ellas. Las "Fiestas Polacas" son una especie de "jam session" en un garito llamado "Freaktown" (qué apropiado, ¿verdad?). De hecho, el pasado día 6 hubo una titulada "Literatura, magia y música". Pues nada, que cuantos más seamos...

(Jam sessions alcohólicas, por supuesto. Yo, sin alcohol en vena, no me subo al escenario, la verdad :P)

Alfredo Álamo dijo...

Bueno, pero ¿no querías que hiciera un monólogo friki? ¿También tengo que recitar? Por mi vale, pero que sepas que entonces reclamaré un karaoke!

Alfredo Álamo dijo...

Oh, oh, ¿puedo recitar "Rocket Man" como lo hizo Shattner? Porfaaa
http://cienciaficcion.blogspot.com/2005/12/captain-kirk-greatest-hits.html

Javier Esteban Gayo dijo...

Cuenta conmigo :) De todos modos tengo que mailearlas porque me toca renovar la suscripción –sobre todo ahora que sacan el libro de Marco– y así, aprovechando que el Pisuerga pasa por no-me-acuerdo-cómo-sigue mandarles, material propio y esas cosas. Pero como no dejen leer minicuentos los veo chungo, porque mis poemas son... vamos, que yo no me atrevo a recitarlos en público.

Víctor Miguel Gallardo dijo...

Hum, pero eso será parte de la noche, Alfredo: el I Concurso de Monólogos Frikis. Seguimos teniendo sólo tres candidatos a llevarse la Mezquita de Oro (o sea, una pinta de cerveza Mezquita bien fresquita, wow).

Javi, como tengo enchufe intentaré que Marco me regale uno. :) Y el Pisuerga, en estos casos, parece que pasa por Córdoba, jeje. Con respecto a lo otro, en las fiestas estas cada uno puede subirse al escenario a hacer lo que le venga la real gana. Como si quieres hacer un strip tease mientras suena de fondo la banda sonora de Firefly.

PD: ¿Por qué no corremos un tupido velo sobre "Rocket man"? Ay.

Javier Esteban Gayo dijo...

Con que Marco recupere internet yo me doy con un canto en los dientes.

Lo de Firefly suena tentador, pero ya he tenido demasiadas polémicas por el tema últimamente, así que creo que haré algo más normalito. No sé, quemar ejemplares de El Juego de Ender mientras recitos pasajes descontextualizados del libro de Mormón o una cosa por el estilo....

Víctor Miguel Gallardo dijo...

¿Pasajes descontextualizados? Abre al azar el libro. O empieza por el principio. No notarás la diferencia.

¿Polémicas con Firefly? Nooooo. ¡Pero si todo el mundo coincide con Firefly! ¿Y qué tal Serenity? :P

rudy dijo...

"Pero señores, ¡con la poesía uno puede chulear en los bares! ¡y ligar en los rincones oscuros!"

Y con la CF también. Y seguro que con tías más interesantes.

Javier Esteban Gayo dijo...

No, si a mí me gustaron las dos bastante. Es una buena historia y tiene un universo con carisma. Pero se me ocurrió añadir la coletilla "aunque si lo piensas fríamente, como futuro plausible es una completa chorrada".

¿Pensabas que lo de "el noble arte de hacer enemigos" era sólo un título sin connotaciones prácticas?

Ahora te toca a ti hablar de Buffy :p

Alfredo Álamo dijo...

Si, en efecto, las mujeres con las que ligar CF mediante en rincones oscuros son mucho más interesantes (en nuestra opinión, claro. Ya sabes que todo es relativo y subjetivo, ande vamos a parar). Pero hablaba de ligar por no poner otras palabras malsonantes, que luego me lee la parienta y me pone fino.
Pondré mejor, codazo, codazo, guiño, guiño...

Víctor Miguel Gallardo dijo...

Javi: espero que no sea intención de Whedon que eso (con cursiva) sea el futuro plausible de nada. A mí también me gustan bastante, claro.

¿Buffy? Bah, ya estoy harto de pelearme por culpa de la tipa esa. Que cada palo aguante su vela (o, menos finamente, que cada perro se lama su capullo).

Alfredo Álamo dijo...

Reeecord de comentarios. Y si seguimos con Buffy nos vamos a los cien.
Pero... ¿no habéis visto Veronica Mars? Pues venga. Impresionante.

Víctor Miguel Gallardo dijo...

Eh, yo sí que la he visto. Y me gusta mil veces más (exageración andaluza, lo siento) que Buffy, Angel y demás.

Pero para buena buena, House MD. Que sí, que ya sé que no es ciencia ficción, ni fantasía ni ná, peeero...